26 feb. 2013

Gabriel García de Oro

Gabriel García de Oro
Nació en Barcelona un 12 de julio de 1976. Estudió filosofía y decidió trabajar en publicidad. Actualmente trabaja como creativo en OgilvyOne (marketing directo, relacional e interactivo). Y además escribe porque no puede dejar de hacerlo. Entre sus obras encontramos La noche que tuve a un monstruo encerrado en el armario, Escuela de superhéroes y Minotauro.


<< Cáncer. Tres meses de vida, tal vez cuatro. Los especialistas coinciden tanto en el diagnóstico como en el pronóstico.
¾Necesito seis meses.
Imparcial como quien pide metros de cuerda de montaña, en pocos días A. repite la misma frase en tres ocasiones, una por visita.
¾¿Qué cambia eso, señor A.?
¾¿Por qué seis y no diez?
¾Eso no está en mi mano, lo siento.
Cada médico muestra a su manera la sorpresa ante una petición tan concreta, la compasión hacia un individuo condenado a muerte y la comparación con casos similares para volver a la sorpresa inicial ante una demanda tan concreta. Se trata de un proceso circular, intuitivo e involuntario ante una reacción tan fuera de lo común.
Y la curiosidad crece ante la insistencia de A.
                ­¾No cambia nada, doctor. ¿Existe alguna posibilidad, por remota o experimental que sea, de conseguir ese tiempo extra?>>

Va néixer a Barcelona un 12 de juliol de 1976. Va estudiar filosofia i va decidir treballar en publicitat. Actualment treballa com a creatiu a OgilvyOne (màrketing directe, relacional e interactiu). I a més escriu perquè no pot deixar de fer-ho. Entre les seves obres trobem La noche que tuve a un monstruo encerrado en el armario, Escuela de superhéroes y Minotauro.

<< Càncer. Tres mesos de vida, potser quatre. Els especialistes coincideixen tant en el diagnòstic com en el pronòstic.
-         Necessito sis mesos.
Imparcial, com qui demana metres de corda de muntanya, en pocs dies A repeteix la mateixa frase en tres ocasions, una per visita.
-         I això que canviaria, senyor A?
-         Per què sis i no deu?
-         Això no està en les meves mans, ho sento.
Cada metge mostra a la seva manera la sorpresa davant d’una petició tant concreta: la compassió cap a un individu condemnat a mort i la comparació amb casos similars per tornar a la sorpresa inicial per la sol·licitud; es tracta d’un procés circular, intuïtiu i involuntari davant d’una reacció tant poc habitual.>>

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...