31 ene. 2012

Reseña: El Vuelo del Ranoraky, de Sergio Cossa


Autor: Sergio Cossa
Título: El Vuelo del Ranoraky
Editorial: Kindle Edition
Género: Narrativa, Novela Fantástica
Páginas: 234
Sinopsis: El vuelo del ranoraky es una novela de fantasía urbana contemporánea, orientada al público juvenil. Dicha orientación no la transforma en una novela frívola.
Su mensaje habla de contaminación, de naturaleza, de amor, de integración y valores. El autor escribe para los jóvenes porque considera que allí está el cemento fresco que puede ser moldeado en busca de un futuro de promesas. Pero además, la obra fue leída por adultos, quienes respondieron complacidos por el mensaje y la calidad narrativa, transformándola en una novela que se puede catalogar dentro de la literatura crossover.


El bosque lindero a la ciudad se degrada por la contaminación de los humanos, sin que estos perciban cómo son afectados los seres elementales que allí viven. Sibelis, un duende adolescente, lucha para detener la agresión aunque eso acelere su decadencia o destruya leyes y dogmas milenarios. En su cruzada conoce a Celina, una joven humana que se une a su causa y el amor los enlaza, a pesar de pertenecer a especies diferentes.
Historia plena de magia, de amores humanos y elementales, de traición. Canto a la vida y a la naturaleza y al sueño de vivir en un mundo mejor.


Es una novela que me ha emocionado bastante su lectura, no estoy muy de acuerdo en catalogarla únicamente como literatura juvenil, es cierto que principalmente puede gustar a ese espacio de lectores pero veo en la novela aspectos que enganchan también a un público adulto.
Sergio es un narrador de mucha altura y calidad, leyendo su novela encuentro aspectos narrativos que me recuerdan a uno de mis autores preferidos de Argentina, ese escritor es Daniel Moyano, creo sin lugar a dudas que Sergio tiene cualidades para ser muy pronto un autor consagrado..

El argumento de la obra es muy original y la trama nos va envolviendo mientras leemos las situaciones que Sergio nos propone, se reconoce por el ritmo de la novela su origen argentino, no es un ritmo lento, es otra concepción de narrar muy extendida en los autores latino-americanos, en la que prima la descripción de situaciones y personajes con una riqueza de lenguaje que nos hace meternos dentro de la trama.
Los personajes nos son descritos con una elegancia y una riqueza de detalles que consigue que los veamos como seres muy cercanos a nosotros, y sentirnos cómplices de sus peripecias, esa complicidad hace que el lector sienta como algo suya la trama y que no desee dejar aparcada la lectura..

Los diálogos son los estrictamente necesarios para la comprensión de la obra, a algunos de vosotros les sorprenderán algunas formas de expresión pero tener en cuenta que es la forma de hablar en Argentina, uno de los países en los que la lengua castellana es más pródiga en elementos retóricos.
Los personajes protagonistas son Sibelis y Celina, un duende y una humana que revolucionan el mundo que los envuelve, son dos personajes que nos van sorprendiendo y agradando página a página.
La novela además es una obra que nos da mucho que pensar, es un canto contra la destrucción de nuestro habitat y ese compromiso social para preservar la naturaleza que nos envuelve..

En resumen, es un libro que os recomiendo porque creo que os va a gustar a todos, sólo para concluir, dar las gracias a Sergio por haberme hecho llegar su obra..

Autobiografia: Soy argentino, nacido en un pequeño pueblo de provincia de Santa Fe. Actualmente resido en la ciudad de Río Cuarto, Córdoba, Argentina.
 Informático desde hace más de 25 años, trabajo de encargado del área de informática en una importante empresa de mi ciudad.
 Fui un lector precoz de todo tipo de literatura, aunque preferí los géneros de ciencia ficción y fantasía.
 Escribí varios cuentos cortos y poesías, pero sin intención de publicarlos.
 A fines del año 2009, después de finalizar un cuento sobre reyes y duendes, decidí escribir una novela de fantasía destinada al público adolescente. Luego de un año y medio de escritura y seis meses más de corrección, concluí mi obra de fantasía juvenil urbana: El vuelo del ranoraky. Allí, se encuentra una lectura ágil, que ahonda en el compromiso por la conservación del medio ambiente y el análisis de las conductas humanas.
 En la actualidad participo en talleres de narrativa coordinados por la Sociedad Argentina de Escritores de Río Cuarto.
 Escritores que me influenciaron: Varios que son clásicos de la literatura fantástica y la ciencia ficción, como Bradbury, Tolkien, Lewis, Asimov.


Cientos de libros colmaban los estantes de la biblioteca que abarcaba la pared a su derecha. Conservaba los primeros, los más apreciados. Los que llegaron a su conciencia en la panza de su madre, más de dieciséis años atrás.
Creció envuelta en letras, en páginas de amor, misterio y viajes; se nutrió de mundos fantásticos. Los libros fueron su inviolable refugio, cada vez que la vida la enfrentó a tristezas y desencantos; a desgarradoras circunstancias, como el divorcio de sus padres. Omnipresentes, generaron una coraza detrás de la cual encontró sosiego y equilibrio..


El rey y la reina llegaron hasta Celina y Sibelis y con una reverencia dejaron sus recipientes con comidas sobre el mesón delante de los jóvenes.
Lo único que distinguía a Tencos de los demás duendes y lo identificaba como monarca era el cetro de madera clara que sostenía en su mano. Tallado con símbolos élficos, en su extremo poseía una esfera de cristal del tamaño de una manzana; ésta era transparente y dejaba translucir una bruma de diversas tonalidades de rojo. A Celina le llamó la atención que el cetro poseía un halo de energía similar al de los seres vivos..

Volvió el silencio y las miradas se colgaron de las imágenes en la pantalla. Terminado el espacio de publicidad, un letrero en rojo y letras blancas anunció con estridente música de fondo: «REITERAMOS PRIMICIA DE CANAL CINCO: DOS MUERTOS EN LA MINA DE URANIO». Luego de unos segundos presentaron imágenes de un periodista a la carrera, en el intento de alcanzar a los paramédicos que transportaban los cadáveres hacia una ambulancia. Entre jadeos informó casi los mismos hechos de la nota anterior. Cuando la cámara llegó y antes que una gran mano obstruyera su lente, transmitió una imagen dramática: el cuerpo de un joven con el torso desnudo y de un pavoroso tono morado. Su cara era un retrato del pánico. Su brazo izquierdo, justo por encima del codo, mostraba una terrible hinchazón, en forma de cono de color cercano al negro; en la punta de ese cono tenía clavada una especie de espina amarilla de unos diez centímetros de longitud..



Blog del autor:    AQUÍ
Facebook de la novela:    AQUÍ

                                                                                                             8/10


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...