9 dic. 2011

Reseña: Al Oeste de Varsovia, de José Ángel Cilleruelo


Autor: José Ángel Cilleruelo
Título: Al Oeste de Varsovia
Editorial: Fundación José Manuel Lara
Género: Novela de Ficción
Páginas: 176
Sinopsis: En 1939 dos soldados nazis irrumpen violentamente en la clase de literatura del profesor Cezary Ciéslak, que es ejecutado ante la pasividad del claustro. Tres generaciones después, el rastro de su memoria ha sido borrado por completo. La joven protagonista, recién separada de un nieto del profesor asesinado, se propone esclarecer los detalles de tan extraña desaparición, tal vez para olvidar su propia tragedia. Desafía a las autoridades de la ciudad polaca de Zielona Góra, que no muestran interés por investigar un caso que amenace las relaciones con Alemania en un momento en el que Polonia se prepara para ingresar en la Unión Europea. Con la ayuda de una prostituta, compañera de pensión, y de profesores del centro donde Cezary impartió sus clases, emprende una emocionante búsqueda que alterna el presente de la narración y la evocación de los dramáticos episodios de la invasión nazi. Descubre así vergonzosas complicidades que nadie desea recordar y afronta las contradicciones, tan actuales, en el uso político de la memoria histórica.

La novela de la cual hoy opinamos es una de las mejores obras de José Ángel, un autor plenamente consolidado en el panorama literario nacional, he leído varias obras suyas y os puedo asegurar que me ha brindado grandes momentos de placer esa lectura, para quien no conozca su obra le recomiendo un libro mítico, "El Visir de Abisinia".
Hoy nuestra atención está en el libro "Al Oeste de Varsovia", un libro relativamente corto y que se lee de un tirón, el que sea corto no quiere decir ni mucho menos que tenga un argumento simple, muy al contrario, es una novela con una trama fenomenal..

No es una novela que nos hable de la invasión Nazi en Polonia ni del sufrimiento del pueblo polaco durante la segunda guerra mundial, la trama comienza eso si en aquella época, pero esta historia es mucho más singular, página a página el autor nos introduce en una búsqueda de una verdad oculta por el tiempo y por el miedo en una pequeña localidad de la Polonia a punto de entrar en la CEE después de vivir años con una dictadura que provoca el recelo a los forasteros..

La calidad de la narrativa de José Ángel es más que buena, mezcla el relato de la historia hecho en tercera persona como un guía que nos introduce en la trama, con un relato en primera persona cuando es la protagonista de la obra la que va relatando las situaciones que vive, creo que esa mezcla de estilos narrativos es ya de por sí un buen motivo para los escritores noveles que tienen intención de publicar sus trabajos de que se lean esta novela para ver una calidad narrativa que les lleve a mejorar..

El desenlace final es sorprendente, no podía esperar menos de un escritor como José Ángel, creo sinceramente que quién lea esta novela va a disfrutar tanto como yo he disfrutado, os la recomiendo por todas las razones que he expuesto en mi opinión de hoy..

José Ángel Cilleruelo (Barcelona, 1960) es escritor y crítico literario. Su obra narrativa está formada por tres novelas: El visir de Abisinia (2001), Trasto (2004) y Doménica (2007); tres recopilaciones de relatos: Ciudades y mentiras (1998), Cielo y sombras (2000) y De los tranvías (2001), y un libro sobre Lisboa donde se intercala prosa, ensayo y verso: Barrio Alto (1997). Su obra poética hasta 1988 se reúne en el volumen El don impuro (1989). Después ha publicado Maleza (1995), Salobre (1999), Formas débiles (2004), Frágiles (2006) y la selección Domicilios (Antología, 1983-2004) (2005). Es autor de sendas guías artísticas de Barcelona (1992) y de Cataluña (1994) y de un pequeño ensayo sobre Picasso, Imágenes de Barcelona (1998).

Los oficiales se encaminaron hacia la puerta. Arkadiusz, que al oir el disparo había corrido hacia ella para alarmar no sabía muy bien a quién, se había quedado agarrado al marco, casi en la misma posición en la que los alemanes le habían dejado a su entrada. Al salir uno de los oficiales, que aún llevaba la pistola en la mano, goñpeó con una fuerza diabólica la cabeza del anciano portero, que chocó violentamente contra la esquina del marco y cayó al suelo ya sin conocimiento. Habían estirado de la cuerda con un golpe seco, pero el engranaje de la mañana no arrancaba. Se había encallado..

Según fui entendiendo de lo que Tamara decía, Lavrin Gajda guardaba un vivo recuerdo de su abuelo. Este le llevaba al colegio, a los columpios, al bosque, a cazar pájaros; en una palabra, le había criado. Al viejo Janusz nadie le hacía mucho caso. Había sobrevivido a la invasión y a la guerra, pero sus recuerdos eran considerados en la familia como batallitas. Contaba demasiadas. Al parecer era lo único que le quedaba. En cierta ocasión le habló a Lavrin de los Ciéslak..

El blog de José Ángel Cilleruelo:
http://elvisirdeabisinia.blogspot.com

                                                                                                             8/10  


1 comentario:

  1. Un tema siempre escabroso pero que atrae poderosamente.
    Gracias por la reseña :o)
    Besotes lectores.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...