8 sept. 2011

Nuevos Escritores II


Segunda entrada en esta sección dedicada a los lectores del blog que deseen
ver publicados sus relatos..
En esta ocasión tengo el placer de publicar el relato de la amiga Mariví García,
natural de Chiva (Valencia), nos hace constar que es un relato basado en hechos
reales, desde aquí la animo a seguir escribiendo, y le envío un beso y darle las
gracias por hacerme llegar su trabajo..

EUFÓRIA


Sentada frente a mi ordenador, como cada día, como si mi vida fuera en ello y tras dias pensando, necesito contar mi historia. No se en que momento me sucedió, ni como llegó hasta mi, pero lo hizo. Apareció de la nada, con esa personalidad que pocos tienen, tan dulce, sincero, amable, era perfecto. Media 1´80, sobre unos 79 kilos aproximadamente, moreno, piel cetrina y con el pelo rapado. Sus ojos eran puro deseo, de un tono color verde botella, pero a la vez limpios y transparentes, se reflejaba en ellos lo que buscaba. Pero yo era insignificante ante ellos, una simple chica, pequeña cosa, morena con mechas rojas, 1´70 de altura y 70 kilos y poco agraciada. Su edad 42 años y yo 25, ¡¡bufff!!, muchísima diferencia para que él se fijara en una cría, siempre iba con mujeres de escándalo. Y yo siempre, allí sentada, en un rincón de ese bar, siguiéndolo con la mirada como si mi vida se me fuera en ello. Un día sin más,  se acercó a donde yo estaba, cuando levanté la cabeza y lo vi allí, a tan sólo centímetros de mi, me quede paralizada, él me hablaba y yo no lo escuchaba, pensaba que era un sueño, no lo entendía, era algo que en mi más lejano pensamiento no creía que me ocurriría. Cuando conseguí entender lo que sus palabras me decían, pensé: ¡¡-seré idiota¡¡. Me estaba diciendo que quería sentarse a mi lado a tomarse una cerveza conmigo. Pero no articulaba palabra, era como si me hubiera quedado muda, ¡¡ Dios, que impotencia en ese minuto. Sólo balbuceaba algun tipo de ruido, me descuadró totalmente. Pero él sólo sonrió y se sentó a mi lado. Empezó a preguntarme que qué edad tenía, como me llamaba y que hacia allí metida siempre en ese rincón. No lo podia creer, él se había fijado en mí, sabía que existía, sabía que siempre llegaba a la misma hora y que siempre me ponía en el mismo rincón, fue bestial.Entonces reaccioné y le fui contestando a todas y cada una de sus preguntas y él a las mías claro. Se llamaba Aarón, aunque le llamaban "Hache", por que por que le fastidiaba mucho que le preguntaran si su nombre se escribía con o sin "H", jajaja, esa fue su explicación. Estuvimos cerca de cuatro horas hablando de casi todo, de su vida y la mía, fue fantástico, pero todo lo bueno se acaba, se tenía que marchar, él trabajaba en el turno de noche en una fábrica de fundición de hierro, entonces entendí el porqué de aquel cuerpo, tan fibroso, prieto y duro, era todo un dios, era perfecto. Nos dimos el teléfono, pero si queréis que os diga la verdad nunca pensé que me llamaría ni nada parecido, sólo pensé que esa tarde habia estado sólo y fui la unica oportunidad que vio en todo el local. Nos despedimos y él se marchó, yo no cabía dentro de mi, pensaba que todo había sido un sueño, que me lo había imaginado, pero no fue todo tan perfecto. Cogí mis cosas y me marché, a la mañana siguiente de vuelta a mis quehaceres recibí un mensaje en mi móvil, era él, no se porqué pero era él, no entendía nada, ¿porqué yo?. En el mensaje me decía que quería volver a verme en el mismo local y en mi mismo sitio, a la misma hora que ayer, yo alucinaba, no cabía de felicidad en mi, no se como explicarlo, en serio. Me fuí corriendo a mi habitación, me desnudé, me meti en la ducha, salí, me arreglé lo mejor que supe, pero de momento me miré al espejo y pensé: -¿Pero donde vas?, ¿que crees que estas haciendo?, eres muy poca cosa para él.....y me derrumbé. Ya no quería ir a la cita con él, sólo queria desaparecer. Y no se de donde, pero saqué fuerzas y acudí. Él no había llegado todavía, así que me senté en el sitio de siempre, tomándome mi refresco y me quedé esperando a que el apareciera, pero pasaban las horas y no llegaba. Empezó a caer un diluvio impresionante, caían demonios en punta y pensé que no aparecería, me levante, cogí mis cosas y me giré para irme por donde había venido y al volverme, estaba allí, empapado de pies a cabeza, no lo podia creer, resulta que no había encontrado un taxi para llegar antes y con la que estaba cayendo decidió venir andando desde la otra punta de la ciudad, y yo para mis adentros pensaba, ¿pero por que?, ¿porqué quería estar conmigo?. Me dijo que donde iba, que si pensaba dejarlo allí tirado. Le respondí, que como tardaba tanto era hora de marcharme y él me dijo que por favor me quedara y asi lo hice, seguimos hablando como si tal cosa, como si nos conociéramos de años, al día siguiente era Sábado y él no trabajaba, se nos hicieron las doce de la noche hablando y yo con todo el dolor de mi alma tenía que volver a mi casa, pero no quería, no quería dejarlo allí e irme, pero lo tenía que hacer. Se lo dije, -me tengo que marchar y él me dijo ok, -te acompaño si me lo permites y claro le dije que si, como no. Salimos del local en el que estábamos, ya no llovía y fuimos andando hasta mi casa. Cuando llegamos allí, en mi misma puerta, no sabía lo que hacer o decir, tenía la boca seca de los nervios que tenía. Pero me armé de valor y le dije si quería subir a tomar algo, un refresco o café, ya que yo no bebo nada más, y cual fue mi sorpresa que me dijo que si, que seria un placer subir a tomarse la ultima cola de la noche conmigo. Yo no cabía en mi de gozo, iba a entrar en mi casa, estaríamos los dos solos, ¡¡ dios que pasaría allí ¡¡. Subimos y entramos en lo que era mi salón, se sentó en el sofa y yo fui a por las dos colas, una para cada uno, nos quedamos callados, ,no articulábamos palabra ninguno de los dos, hasta que él me dijo: ¿TE PUEDO HACER UNA PREGUNTA?, yo le respondí que me hiciera las que quisiera, que se las contestaría todas, y me pregunto: ¿piensas que soy un viejo a tu lado?. Me quedé de piedra, no se a que venía esa pregunta, pero se la respondí con otra. ¿Y tú me ves a mi muy joven para estar a tu lado?. No se que pasó, en serio, cuando me quise dar cuenta él me estaba BESANDO, besando como nadie lo había hecho jamás, esos labios calientes y carnosos, esa lengua húmeda dentro de mi boca, ¡¡dios como me besaba!! ...... Empezó a acariciarme, primero mi cara, luego mi cuello, bajando su mano fuerte por mi hombro hasta llegar a mis pechos, ¡¡oooooh¡¡, mi cuerpo se estremecía entre sus manos,  estaba a punto de explotar, mi vello se erizaba con su contacto, y en ese momento se quitó la camiseta y se quedó con sólo el vaquero, yo hice lo mismo, él se quedó mirando mi cuerpo con deseo, como si mi cuerpo insignificante fuera lo mejor que había visto en toda su vida, empezó a bajarme los tirantes de mi sujetador hasta dejar mis pechos al descubierto, empezó a rozarlos con las yemas de sus dedos, yo cada vez estaba más y más caliente, nadie había tocado mi cuerpo, aún era pura, pero él no lo sabia, me deje llevar......  Se abalanzó sobre mi, como si fuera el mayor trofeo que ha nadie le han dado, como si fuera lo último que fuera a tocar, me besaba, me acaricaba, metió mis pechos en su boca, rozando con su lengua mis pezones duros y a punto de reventar del placer que sentía, de momento me levantó en vilo y me cogió en sus brazos y me preguntó donde estaba la habitación, le dije por donde. Me dejó suavemente en la cama, me desnudó lentamente, me quitó los pantalones y los lanzó lo mas lejos que pudo, lentamente, fue bajando mi tanga hacia mis tobillos, hasta que me lo quitó, después empezó a quitarse el pantalón y su boxer de Calvin Klein, y me mostró todo su miembro erecto y duro, era brutalmente hermoso todo el conjunto que mis ojos veían. Empezó lentamente a subir por mis piernas, con su lengua lasciva y húmeda hasta llegar a mi entrepierna, yo me estremecía de placer, empezó a jugar con mi sexo húmedo, creí volverme loca en ese mismo instante, siguió hacia arriba hasta tomar mis pechos con sus manos, a la vez que me mordía mis pezones, era fantástico lo que me hacia sentir, siguió subiendo hasta mi cuello besándolo apasionadamente, y luego mi boca, ¡dios mío!, como me besaba. Cuando ya no podíamos más, decidí que era mi turno, que tenía que hacerle yo algo a él, lo quité de encima mio y lo puse tumbado en la cama, empecé a besarlo como nunca se lo había echo a nadie, no tenia la experiencia de él ni mucho menos, pero lo hice bien, bajé hasta su pecho, mordisqueando sus pezones y jugando con mi lengua en ellos, seguí bajando hasta llegar a su pene que estaba a punto de reventar, lo introduje en mi boca, chupándolo y absorbiéndolo como si fuera algo dulce, él decía que parara, no podía aguantar más, necesitaba tomarme, quería estar dentro de mi, me cogió con fuerza y me tumbo en la cama, me penetró, me hizo sentir mujer, me hizo el amor como nadie, sentía morirme de placer entre sus brazos, me cogía de mis caderas para penetrarme más, hasta lo más profundo de mi ser, yo gemía como una loca de gusto y él también, cuando sacó su miembro se dio cuenta de que me había hecho mujer, que era virgen, y que se había hecho con mi pureza, se quedó extrañado, yo me incorporé y le dije que no pasaba nada, que era lo que yo quería y le besé con más pasión si cabe, y el me correspondió, y seguimos haciendo el amor, me enseñó alguna que otra postura, me puso a cuatro patas y me penetró por detrás, creí que me volvía loca, no se como explicar ese placer tan extremo que sentía, me cogía del pelo para que sintiera como me penetraba más a fondo, hacia que notara sus testículos golpeando sobre mi carne, era fantástico, me hizo llegar al cielo y tocar las estrellas con mis dedos, tuvimos los dos un orgasmo placentero y largo, nunca había sentido ese éxtasis en mi vida. Después me besó con mucha ternura, con pasión ...... La euforia de nuestros cuerpos se fundió en una sola persona, fue lo mejor de mi vida hasta aquel momento, se puso a mi lado, me abrazó contra su cuerpo, no daba crédito a lo que había pasado, ni él, ni yo, nos quedamos dormidos. A la mañana siguiente, cuando desperté no estaba, habia desaparecido de mi cama, creí morir, ¿sólo era eso lo que buscaba?, ¿sólo fui sexo para él?, no lo podía creer, no podía ser así, me levanté como pude de la cama, esa cama donde había hecho el amor con él, la miraba como si sólo hubiese sido un sueño, pero no lo fue y no me arrepiento de ello, y como cada mañana hice mi rutina, me duché ,me arreglé y me fui al local y a mi rincón de siempre, sólo hacia que mirar a ver si aparecía por algun lado, pero nada, no llegaba. Pasaron horas y horas, me cansé de esperar, me levanté y me fui, haciendo el recorrido que hice con él la noche anterior, pero sin levantar mi mirada del suelo, sólo quería llorar, pero pensé esperar a que llegara a mi casa, cuando a tan sólo dos metros de los escalones de mi puerta, levanté la mirada mientras  sacaba las llaves de mi bolso, y allí estaba él, sentado en uno de los escalones de mi puerta, esperándome, con un precioso ramo de flores, no me lo podía creer, era él, no se habia ido, me estaba esperando, vino hacia mi nervioso y asustado, no salían bien sus palabras de su boca de los nervios, no entendía nada, no entendía por que no estaba en casa, por que se había ido un domingo de casa y empezó a decirme que no había querido despertarme por que estaba muy a gusto durmiendo, que quería darme una sorpresa cuando despertara, había ido a por unos cafés con bollos al café de la calle Mayor y que había mucha gente y después a por un ramo de flores, me estaba dando toda la explicación a mí, que no tenía porque, que no quería que me enfadara y yo, idiota de mi esperándole en el local, pensado que sólo había sido un simple polvo, ¡que idiota!, ¿pero sabéis?, lo cogí de su perfecta cara y lo besé, lo besé como nunca y el me correspondió, me dijo que no quería perderme, que sería un estúpido si lo hiciera, que se había asustado al ver que no estaba, no se, aún me acuerdo y se me eriza el vello, era perfecto, todo el era perfecto. Pasamos los meses más felices de mi vida juntos, fuí muy feliz desde entonces  hasta que todo acabó ....... un desgraciado y monstruoso día de verano, un hombre que conducía borracho se saltó un semaforo en rojo con tan mala pata que en ese justo momento Aarón pasaba por allí, porqué venía de trabajar de la empresa de fundición, hacíamos un año de relación ese mismo día y se desvió para regalarme un ramo de flores como el del día que estuvo en mi casa, del choque tan brutal y certero murió en el acto, mi ramo cayó justamente en sus brazos como si supiera que no me lo podría dar nunca jamás, sobre las diez menos cuarto de la noche un coche policial tocó a mi puerta, sus palabras fueron puñales que se me clavaban en mi pecho una y otra vez, una y otra vez hasta que me dejé morir, "Lo sentimos el señor Aarón Méndez a fallecido en un accidente de tráfico" ,no quería oírlo ,no, no, no, no era posible, me había dejado, me lo habían quitado, el amor de mi vida había muerto y yo con é,l mi alma se había ido con él, mi corazón, ¡¡¡¡todooooooo¡¡¡¡, quería morirme para estar con él otra vez, pero no fue así ....... Pasaron los días, las semanas, un mes exacto y algo muy raro ocurrió, me levanté como cada dia de la cama y al hacerlo me maree, me entraron ganas de vomitar, fuí corriendo al baño, pero nada, no vomitaba nada, sólo eran angustias -pensé, que sería de no comer bien, pero al ver que no mejoraba a lo largo del día acudí al medico, me hicieron pruebas, analíticas de todo, cuando el médico llegó me dijo que debería de comer mejor, que estaba baja de hierro y de vitaminas y que ahora más que nunca debería de mejorar mi alimentación por mi estado, en ese mismo momento levanté mi cabeza, -¿a que estado se referia?, me dió la enhorabuena, me descuadró, al ver mi cara dijo, -esta usted embarazada, no daba crédito a lo que estaba oyendo, embarazada,¡¡¡dios mio¡¡¡, iba a tener un hijo de Aarón, ese fue su regalo de aniversario, tener un hijo suyo...... fue la mayor alegría desde que él se fue y tras nueve meses de embarazo nació un niño precioso de 3´900 kg, moreno y pelón como su padre jajajaja, era la primera vez que sonreía desde que él se fue y lo hice cuando cogí a mi hijo y de Aarón en brazos, ahora soy feliz, se que su padre está cuidando de nosotros desde el cielo y mi hijo adora a su padre, le he enseñado fotos y todo lo que a él le gustaba, todo, y cuando lo ve le llama papi, papi.....          ·· -Donde quiera que estés que dios te bendiga y que seas nuestro ángel de la guarda y nos guíes por el buen camino,TQ AARÓN y el pequeño Aarón Hache también.·· -Adiós amor, hasta que nos veamos en el más allá.....


1 comentario:

  1. Magnífica iniciativa como ya he dicho y un relato lleno de emociones. Atropellado incluso a ratos, cargado de realidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...